MEL KRIEGER 10 AÑOS

MEL KRIEGER 10 AÑOS

MEL KRIEGER DIEZ AÑOS DESPUÉS

El próximo octubre se cumplirán diez años de la desaparición del mejor maestro de fly casting del mundo. Parece imposible que este decenio en el que han ocurrido tantísimos acontecimientos trascendentales haya pasado casi como un suspiro. Al menos para mí.

Mel Krieger dedicó casi toda su vida a enseñar el modo correcto de lanzamiento con caña de mosca en todos los países imaginables del planeta Tierra. Es más, publicó un maravilloso libro de cómo aprender a ser competente en el fly cast y numerosos videos muy instructivos y fáciles de asimilar para aprender correctamente (y esto es lo más relevante a mi juicio) todas las técnicas de lanzamiento de mosca tanto para cañas de una mano como para cañas de dos manos. Decía es más, porque para mí lo mejor y más importante de todo no es solamente todo esto, sino que invirtió un incontable número de horas en enseñar (y lo consiguió) de CÓMO REALIZAR CORRECTAMENTE UN LANZAMIENTO CON UNA CAÑA DE MOSCA.

Precisamente este GESTO tan fácil de explicar y tan difícil de ejecutar es lo más importante para llegar a ser un buen lanzador, es decir un lanzador competente, y poder evolucionar en las modernas técnicas del fly cast y aprender progresivamente todos los lanzamientos habidos y por haber.

Este “gesto” en el que participan mano, muñeca y antebrazo fundamentalmente, es el que Krieger llamaba CARGAR LA CAÑA.

Cargue la caña!!, repetía una y otra vez Mel Krieger en sus videos y clínicos de fly cast. Sin una buena técnica de cómo agarrar una caña de mosca y cómo levantar la línea dejando que se extienda completamente atrás, efectuando una parada de la caña y nuevamente mediante un golpe de lance proyectar la línea hacia delante para posar la mosca, es improbable lanzar con comodidad y aún más!!: llegar a ser competente en el fly cast.

Todas estas enseñanzas tan simples y al mismo tiempo difíciles de ejecutar en primera instancia, así como todas las escuelas de todo el mundo se las debemos a Mel Krieger. Y no es poca cosa…

La creación de las escuelas de lanzamiento y la IFFF son mérito de Mel Krieger.

No menos importante aún es la simpatía, la sinceridad, la honestidad, la simplicidad y humildad con la que trataba a todo el mundo. Según me comenta Alejandro Viñuales (que compartió el saber del lanzado y la pesca con Krieger) Mel era un hombre profundamente convencido de lo que hacía y sabía exactamente como transmitirlo a los demás contagiándolos de su natural entusiasmo. Yo creo que era un vendedor nato, un excelente comunicador de la esencia del fly casting y de la pesca con mosca.

A él le debo en buena parte el lanzador que soy actualmente.

En España estuvo en varias ocasiones, unas para la creación de escuelas de pesca con mosca (el programa PAIL) y la creación de instructores y maestros de lanzado examinados por él mismo Mel Krieger. En otras estuvo pescando en los ríos de Asturias, Sella y Narcea, a la vez que practicaba con una caña de dos manos lanzamientos que posteriormente serían el motivo de su vídeo de técnicas de lanzado con caña de dos manos.

Como a la mayoría de pescadores foráneos le gustaba el vino tinto español y la buena mesa que compartía con sus nuevos amigos. “A media tarde dejamos el Sella en el coto de Sierra y nos fuimos a la Sidreria para comer y saborear una botella de Ramón Bilbao” me explicaba Alejandro. “Luego cogió una cucharita de café y me explicó con una pantomima, cómo se lanzaba con una caña de mosca”…

Nuevos amigos. No existe a mi entender ninguna técnica para hacer buenos amigos sino que el único lenguaje que entienden todas las personas y animales, es el lenguaje del amor y la fraternidad entre compañeros de pesca. La pesca con mosca es un mundo tan interminable y amplio que permite sostener conversaciones infinitas, amplias deliberaciones y un sinfín de anécdotas. Esto no es poca cosa tampoco…

A mí me gusta pescar solo algunas veces para estar conmigo mismo, con el río y las truchas, pero también me gusta compartir con mis amigos la pesca. No creo que sea bueno para nadie convertirse en un ermitaño, dueño solamente de sus pensamientos y de todo el tiempo posible destinado a su afición favorita. Lo mejor es compartir, conversar, observar a otros de su pesca, ir a comer o a cenar…en fin, vivir y compartir.

De todo esto hablaba muchas veces Mel Krieger. Especialmente en uno de sus últimos vídeos publicado en 2006 que se titula MEL KRIEGER 40 AÑOS EN PATAGONIA. A mí me parece un vídeo maravilloso por la sinceridad y la humildad que desprende y sobre todo por el cariño en que está envuelto.

La vida pasa rápidamente. Una vez una amiga de mucha edad me dijo en un catalán purísimo: “la vida passa com una bufada”, la vida hay que aprovecharla porque pasa cómo un soplo de aire, no te das cuenta y ya has llegado al final.

Mel Krieger hasta el último momento de sus 80 años de vida, aprovechó todas sus fuerzas y energías en transmitir y compartir aquello que le hacía inmensamente feliz. “Cada vez que viajo a Patagonia es como un rejuvenecimiento” decía…

Y de este modo tan cariñoso y lleno de sabia energía, llegó al final de su camino terrenal dejando un sinfín de enseñanzas, de amigos y conocidos, que reconocemos a perpetuidad unos conocimientos, enseñanzas y un cariño de un hombre de baja estatura, barba canosa y tocado de un curioso sombrero, que dedicó buena parte de su vida a los demás de un modo sencillo, cariñoso y sabio.

~ Carles V.

 

* La fotografía de Mel es de Alejandro Viñuales.

 

 

 

Translate »